¿Cuánta comida hay en tu basura?

¿Cuánta comida hay en tu basura?

Sí, todos tiramos algo de comida a la basura de vez en cuando. Sin querer, algo se nos olvida, se acaba estropeando y no te queda otra, hay que tirarlo. Puede parecerte un hecho puntual, casi aislado, pero no lo es. Ese “de vez en cuando” suma cada año 7,7 toneladas de desperdicios alimentarios en España según un informe del Parlamento Europeo. Esto supone que en tu casa y por persona se desperdician 63kg de alimentos al año, es decir, casi el 20% de la comida comprada.

A niveles globales este desperdicio de comida, agravado en los países asiáticos y América, suman 1,3 billones de toneladas de comida al año. Con sólo una cuarta parte estos alimentos se podría alimentar a un millón de personas con hambre.  Si te paras a pensar, es un sinsentido increíble.

Más allá del gasto económico innecesario es una cuestión de sostenibilidad. Toda la producción de los alimentos que son desperdiciados suponen la explotación de una gran superficie agrícola, el gasto de muchísimas agua para su cultivo y la contaminación relativa a su producción y transporte. Además de estar agotando recursos naturales que al final de la cadena provocan que millones de personas pasen hambre. Y todo para acabar tirando a la basura el 30% de lo producido. Si te paras a pensar, es un sinsentido increíble.

¿Qué son esos desperdicios?

Antes de seguir, debes saber que es exactamente un desperdicio, porque quizá te sorprenda conocer que cuando hablamos de desperdicios hablamos de alimentos que se podían comer perfectamente.

Este grupo de desperdicios suman:

  • Alimentos que se ven feos y se desechan,
  • Restos de comida en tu plato,
  • Partes de piezas de comida que no se comen,
  • Y alimentos en buen estado que simplemente se tiran.

Las partes no comestibles o los alimentos contaminados no están contabilizados como desperdicios. 

 Lo que pasa en tu nevera, es tu responsabilidad

Grandes cantidades de comida se tiran a la basura desde los propios supermercados o cadenas de alimentación, pero un 25% de este desperdicio ocurre en nuestras cocinas y es nuestra responsabilidad.

Después de realizar la compra y el consecuente gasto económico, guardamos todos los alimentos en la despensa y la nevera. A partir de aquí la gestión que hagamos de ellos es lo que hará que acaben en la basura o no.

“El 50% de las frutas y verduras que compras acaban en la basura”

 Para que te hagas una idea de las frutas y verduras que compramos desperdiciamos casi la mitad, el 49% acaban en la basura. Con el pescado, es el 31% el que acaba desperdiciado, y en el caso de la carne, el 23%. Les siguen los huevos con un 20% de producto desechado, un 19% en caso de los lácteos como la leche y el queso, y  un 19% también en el caso del pan que hemos comprado.

Si a partir de hoy decides cambiar tu manera de gestionar los alimentos de cara a minimizar tus desperdicios alimentarios, estarás colaborando a reducir la huella medioambiental que se genera de la producción y transporte del mercado de la alimentación, minimizarás tus gastos económicos y fomentarás el consumo responsable.

desperdiciar comida

 

¡Salva el 60% de tus desperdicios!

 Desde OnlyOneEarthProject te animamos a aplicar estas pequeñas recomendaciones con las que podrás salvar el 60% de tus desperdicios.

  • Congela los alimentos que no vayas a usar inmediatamente. Si sois pocos en casa el pan se puede poner duro rápidamente, congélalo y descongela cada mañana lo que necesites. La fruta que se empieza a poner fea, puedes congelarla para más adelante hacer batidos de fruta
  • Antes de tirar un alimento confía en tus sentidos y no en la etiqueta del producto. Las fechas de “consumir antes de “ están sobreestimadas y son solo una recomendación. 
  • Échale un ojo a tu nevera frecuentemente y reordena los alimentos dejando a la vista los que deben comerse rápidamente. Aprende nuevas maneras de envasar frutas y verduras para que duren más tiempo en buen estado y mantén tu nevera limpia para evitar hongos.
  • Y sobre todo, hazte una lista de la compra. Antes de comprar analiza bien qué tienes y qué te hace falta.  Intenta no comprar frutas y verduras cortadas porque se echan a perder más rápido y compra alimentos frescos en pequeñas cantidades.

 

 


0 comentarios

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados